La Red de Intelectuales, Artistas y movimientos sociales hacen llamado urgente contra la intervención de EE.UU en Venezuela.

Tomado de Humanidad en red

23/03/2018

Nosotros, personas de los Estados Unidos, nos unimos a la mayoría del pueblo y al gobierno de Venezuela, así como a las personas de buena voluntad y sus gobiernos en América Latina, Canadá y el Caribe para pedirle al gobierno de los Estados Unidos que cese la interferencia en los asuntos independientes, soberanos y autodeterminados de la República Bolivariana de Venezuela.

Llamamos a todas las personas y gobiernos a apoyar el debate y las negociaciones pacíficas y a denunciar de manera urgente e inequívoca la oposición violenta, el sabotaje económico, las críticas mediáticas tendenciosas, los llamamientos a la intervención militar extranjera y el cambio de régimen respaldado por los políticos de derecha de EE.UU., el Departamento de Estado y militares de la Administración Trump.

Hacemos este llamamiento urgente en pleno reconocimiento de que el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela se encuentra en medio de un conflicto y un intenso momento de autodefinición interna. Uno que atraviesa líneas ideológicas y políticas para determinar caminos constructivos en la elaboración de su propio proyecto nacional de democracia centrada en el ciudadano y desarrollo de la justicia social. El proceso fue lanzado por mayoría de votos bajo el mandato de la Revolución Bolivariana, el proceso político de izquierda, iniciado por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, y liderado por el actual presidente electo, Nicolás Maduro. Las diferencias internas son grandes y serias y son de gran importancia para el futuro de su nación y para el futuro de la democracia participativa y el desarrollo de la justicia social en toda América Latina y el Caribe.

El gobierno y el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, guiados por la filosofía y práctica de la democracia participativa establecida en 1999, lograron en menos de dos décadas niveles de desarrollo sin precedentes en el ejercicio activo de la ciudadanía por parte de sus ciudadanos más marginados, discriminados y empobrecidos. En un momento de la Revolución Bolivariana, Venezuela logró el estatus de país en la región con el nivel de desigualdad más bajo (medido por el coeficiente de Gini), reduciendo la desigualdad en un 54% y la pobreza en un 44%. La pobreza extrema se redujo del 40% (1996) a un nivel muy bajo del 7,3% (2010). La UNESCO reconoció que bajo la democracia participativa, y la colaboración entre el gobierno y sus ciudadanos, el analfabetismo fue eliminado en Venezuela. Los venezolanos se convirtieron en el tercer país de la región cuya población es la que más lee. Las políticas gubernamentales instituyeron la educación gratuita desde la guardería hasta la universidad; 72% de los niños asistieron a guarderías públicas y el 85% de los niños en edad escolar asistieron a la escuela. Venezuela se convirtió en el segundo país de América Latina y el quinto en el mundo con la mayor proporción de estudiantes universitarios.

Esos admirables logros nacionales humanísticos se han visto socavados principalmente por la crisis económica mundial que redujo el gasto social y el sabotaje económico debido a las sanciones económicas dirigidas por los EE.UU. y las limitaciones al acceso normal del gobierno venezolano a los protocolos financieros mundiales.

Respetamos el derecho de las personas fuera de Venezuela a expresar y debatir opiniones críticas sinceras e intensas sobre los asuntos internos de Venezuela siempre y cuando no interfieran ni comprometan los derechos y obligaciones de los venezolanos para mediar en sus propias diferencias y unirse a través de su constitución en torno a cuestiones de intereses mutuos para establecer su voluntad soberana y el desarrollo nacional. La eficacia del gobierno electo de Maduro, que el gobierno de los EE.UU. constantemente está difamando e intentando derrocar, es solo una cuestión de evaluación y decisión en las urnas por parte del pueblo venezolano. Por lo tanto, apoyamos el mandato constitucional venezolano para las próximas elecciones presidenciales de mayo y llamamos a detener la condena imperial de los EE.UU. a las elecciones antes de que tengan lugar.

No existe una justificación basada en protocolos internacionales entre naciones o de solidaridad ética entre personas progresistas y amantes de la paz para tales injerencias externas ilegales y dañinas, amenazas de invasión o cambios de régimen ahora en peligro en Venezuela por parte del gobierno de los EE.UU.

En los intereses y la integridad de la nación venezolana y para la preservación de la estabilidad, el compromiso legal respetuoso, los intereses mutuos y la paz en las Américas, debemos apoyar el proceso de negociación entre venezolanos de perspectivas ideológicas y políticas diferentes, para lograr soluciones determinadas por ellos mismos. Debemos apoyar las próximas elecciones presidenciales de mayo y exigirle al gobierno de los EE.UU. que cese la injerencia en las decisiones del pueblo venezolano para que éste pueda expresarse libremente, como lo ha hecho de manera pacífica de conformidad con su Constitución y aceptado respetuosamente como expresión de la voluntad de la mayoría en las urnas una y otra vez desde 1998.

Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, Capitulo de Estados Unidos

Anuncios

Publicado el 23 marzo, 2018 en EEUU, Inicio, Política, Venezuela y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: