Archivo del sitio

El asesinato de John F. Kennedy y el complot contra Cuba 54 años después.

La CIA y su unidad en Miami, la JM/Wave fue la que organizó y ejecuto el crimen, en tanto tenían los motivos, los medios y la oportunidad para realizarlo. ¡Esa es la verdad!

Tomado de Cubadebate

22/11/2017

Cincuenta y cuatro años después, el asesinato del Presidente Kennedy no ha sido esclarecido y nada se ha descubierto sobre sus asesinos directos e indirectos en los informes que periódicamente son desclasificados por las autoridades norteamericanas, sin embargo, de cuando en vez, se orquestan campañas mediáticas que acusan a Cuba de haber participado en el magnicidio sin fundamento alguno, sospechosamente cada vez que la Administración de turno endurece sus políticas agresivas e inhumanas contra Cuba.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Documentos confirman que EE.UU. financió golpe contra Allende.

Publicado en Telesur

Los archivos desclasificados en días pasados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el asesinato de John F. Kennedy, aportan nuevos datos de la colaboración de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) en la preparación del golpe de Estado de 1973 en contra de presidente chileno Salvador Allende.

Según el analista Peter Kornbluh, del Centro de Investigación Periodística de Chile (CIPER Chile), los documentos revelan que la CIA contó entre sus agentes chilenos con, al menos, un líder del DC (Partido Demócrata Cristiano), dos directivos de El Mercurio y un alto oficial del Ejército.

Lee el resto de esta entrada

55 años de genocidio contra Cuba

La Orden Ejecutiva Presidencial No. 3447 proclamaba el “embargo” sobre el comercio entre los Estados Unidos y Cuba, el cual debía hacerse efectivo a las 12:01 a.m del 7 de febrero de 1962. Foto: White House/ Archivo.

El 3 de febrero de 1962, el presidente de los Estados Unidos, John.F.Kennedy, firmó la Orden Ejecutiva Presidencial No. 3447, a través de la cual se oficializó el bloqueo total al comercio con Cuba. Los pretextos utilizados en el documento y que formaron parte del discurso de la élite de poder en los Estados Unidos durante años, integraban la gran conjura donde era imprescindible presentar a la Isla agredida como la agresora. Su gran pecado, haber hecho una revolución verdadera en el hemisferio occidental, rompiendo con los requerimientos mínimos de “seguridad” establecidos por la nación del norte para América Latina y el Caribe, después de la segunda guerra mundial. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: